8 de noviembre de 2010

la especie humana me ha repugnado siempre. y lo que les hacía repugnantes era, básicamente la enfermedad relación-familia, que incluía matrimonio, intercambio de poder y ayuda, que como una llaga, una lepra, se convertía luego en tu vecino de la puerta de al lado, tu barrio, tu distrito, tu ciudad, tu condado, tu estado, tu nación...cada cual cogiendo el culo del otro en el panal de la supervivencia por pura estupidez y miedo animal.

bukowsky, la gran boda zen

No hay comentarios: