13 de septiembre de 2011

cantando

Cuando me vio abrir la puerta con flores en el pelo dijo que el invierno no era más que un chasco.
luciana b.


Quererte fue casi tan fácil como prever que te iba a querer; un poco menos por culpa del terror que imprimen en uno las intuiciones cumplidas, como cuando se piensa en encuentros con extraterrestres o en abrir los ojos en la oscuridad. Quererte fue fácil porque un día me encontraste del otro lado de la puerta con la primavera encima y sólo dijiste: qué lindo todo.
Después alcanzaste una guitarra y me pediste que cantara una canción. Temí. Es que yo ya sabía lo de la intuición y quizás la torpeza no era lo tuyo. Pensé en alguien que conocí, que cantaba con una sola cuerda. Después pensé en el sol, en una araña, en comer ravioles. Cuando dejé de pensar ya estaba cantando fuerte y hace rato que te quería. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

que suerte tiene!!!!

lurba dijo...

campeona del amor

La Duquesa Mermelada dijo...

sé quién es el anónimo de la cuerda