28 de octubre de 2011

anoche dormí en mi cama, había alguien más, era alguien. tenía la boca parecida a vos, redonda, como una boca. a mí me supo como la tuya, no sé. era alguien, quizás eras vos. me recordó a cosas que nos dijimos y a la barba que pica. quizás a cosas que sólo dije yo. él me habló de amor; amor de repente me suena a tan poca cosa.
hoy se cerró la puerta con el viento y me asustó. escuché algunas canciones, también.
hoy a lo mejor fue un mal día. tuve algunos altercados. a la noche me tomé un vino y pensé que debería sentirme orgullosa de poder costear mis propias borracheras. en todos los sentidos.
escuché algunas canciones viejas también. la música anda así, siempre en el medio, metiéndoseme entre los dedos, enmarañándoseme en el pelo.
como si fuera poco, se largó una llovizna. desearía que al menos fuera lluvia, pero no es.
el gato anda por los techos y todavía tiene comida en el plato, no sé qué ni dónde andará comiendo.
cierto, me olvido de que no lo conoces.
hoy fue un día raro, quizás tenga que ver con lo que te estoy diciendo. o con tu voz o con cosas que dije, no sé.
sopla fuerte el viento pero yo quisiera dejar las ventanas abiertas, todo se sacude y pareciera que estamos en un barco. la voz y yo, digo. y el barco se mueve para acá y para allá: nadie sabe. no se puede saber.
sobre el agua la llovizna tranquila y la música que se enmaraña se lleva al gato y al vino y a mi cabeza por los techos y quizás lo que estoy intentando decir es que dios mío
¡ai de mi!

2 comentarios:

Cherry Bomb dijo...

ai de ese dios tuyo!

Pablo Federico Guzmán dijo...

toc toc!

http://dechisporroteos.blogspot.com/2011/10/dijo-ella-sacandose-la-bufanda-que.html#comments